F orientacióncondesa: ESOS LOCOS QUE ENSEÑAN

miércoles, 19 de junio de 2013

ESOS LOCOS QUE ENSEÑAN

Este final de curso, non puiden resistirme a dedicar unha entrada aos meus compañeiros de traballo.


Porque o meu cole é como é grazas a eles, á súa profesionalidade e á súa dedicación.


Porque, cada día, converten o centro nun lugar máis amable.


Porque se empeñan en conseguir o mellor de cada alumno e alumna (e non soltan a presa).


Porque sempre se involucran en todo o que se propón.









Porque rematamos un novo curso, cheo de anécdotas, de apuros,  de ilusións compartidas e pode que dalgún que outro fracaso, pero, en todo caso,  tamén compartido.


Porque é un pracer traballar ao seu lado.


Polos bos momentos e pola súa axuda para soportar os malos.


Porque nada disto podería conseguirse sen eles.





Por todo iso, quero compartir convosco un escrito que, seguramente coñecedes, xa que leva circulando por internet dende hai varios anos.


Trátase de Eses tolos que ensinan.


E eu quero dedicarllo con cariño, respecto e admiración a todos os toliños que ensinan no meu
colexio e que teño a sorte de ter de compañeiros.


Presinto que, aínda que rematen moi cansos e, ás veces, se lles esqueza, teñen a inmensa sorte de disfrutar co seu traballo. E eu con eles! 





                                                      Imagen de Capitán Palomo

“Esos locos que enseñan. Yo los conozco. Los he visto muchas veces. Son raros. Algunos salen temprano por la mañana y están en el colegio una hora antes, otros salen del colegio una hora más tarde porque tienen entrevistas con los padres que trabajan y no pueden acudir a otra hora, otros recorren todos los días más de 100 Km de ida y otros tantos de vuelta. Están locos.



En verano les dan vacaciones, pero no se desconectan del todo, piensan en sus clases, preparan tareas para el curso siguiente. En invierno hablan mucho, siempre llevan caramelos de miel y limón en los bolsillos, otros con una botella de agua a su lado. Su garganta siempre está dolorida, pero siguen enseñando, a veces fuerzan su voz, pero siguen transmitiendo sus conocimientos con cariño e ilusión.


Yo los he visto, no están bien de la cabeza. Salen de excursión con sus alumnos y se encargan de gestionar autorizaciones, recogida de dinero y responsabilidad extra.

Qué será de ellos y ellas. Por la noche sueñan con el colegio, se les aparecen planetas, ecosistemas y personajes históricos. He escuchado que llegan cargados con cuadernillos y exámenes, que han corregido la tarde anterior en su casa.

Son mujeres y hombres, casados, solteros,...de diferentes edades, pero a todos les apasiona su trabajo, ver crecer a sus alumnos, ayudarlos y conseguir de ellos ciudadanos competentes.

Los he visto muchas veces. Están mal de la cabeza. Algunos dicen de ellos que viven muy bien, pero siempre luchan por un salario justo y siguen trabajando incluso más que antes, algunos no miran ni su nómina porque su pasión por la enseñanza los hace ciegos a pensar en el cobro. Disfrutan con lo que hacen, aunque haya padres que no los valoren, les critiquen e incluso les quiten autoridad,  pero ellos siguen hacia adelante.

Están mal; por las tardes se quedan para hacer cursos de formación y no les importa perder tiempo de su ocio para reciclarse.


Dicen que son autocríticos y que hacen balance de sus experiencias educativas, que se frustran cuando no salen las cosas como esperaban,

que se alegran cuando sus alumnos avanzan.




Están mal de la cabeza, yo los he visto. Dicen de algunos que fueron muy importantes, que siempre tienen palabras de aliento; dicen sólo que son DOCENTES y que se sienten MUY ORGULLOSOS DE SERLO."




3 comentarios :

  1. Un precioso homenaje, Natalia. sEguro que les encanta. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Nunca é tarde para ler estas fermosas palabras. Gústanme, en grande medida, porque comparto as túas impresións e tamén porque veñen dunha persoa que valoro moito profesionalmente e que aprecio a nivel persoal.

    Un compañeiro-amigo ou un amigo- compañeiro.

    ResponderEliminar
  3. Teño a gran sorte de traballar nun centro onde hai moitos "tolos que ensinan", pero tamén a teño porque a parte de traballar con excelentes compañeiros aos que aprecio moitísimo, tamén traballo con algúns dos meus mellores amigos. Que máis se pode pedir?
    Un forte bico para ti, querido amigo e querido compañeiro

    ResponderEliminar

Non esquezas deixar o teu comentario

divpinterest